Qué le agradeces al 2017?

Ha pasado la tira de tiempo desde mi último post aquí! Este 2017 a punto de irse ha sido generoso conmigo, y me ha traído muchos momentos intensos e inolvidables. Te cuento algunos aquí, con la promesa de profundizar en algunos de ellos más adelante, para compartir contigo los aprendizajes que me he llevado. Porque ¡no todas han sido flores!

Me siento agradecida por todo lo que he vivido este año. Algunos son sueños hechos realidad, otros quizás pasos intermedios, piedras en el camino, sin ellos mi vida no sería como es hoy, perfectamente imperfecta.

En Enero, estuve de visita en Oporto, un lugar magnífico, a la orilla de un río , lleno de poesía y de aire fresquito.
En Febrero, me cambié de casa. Conocí un nuevo barrio en Barcelona y soporté una convivencia difícil, llena de imprevistos desagradables. Una época de cielos oscuros, pero no por eso vacíos de estrellas.

Dejar mi lindo piso modernista en el Poble Sec fue uno de los momentos más difíciles de 2017.

En Marzo he compartido, con un equipazo, experiencias de formación en lugares inesperados.

En Abril encontré, después de mucho buscar, una nueva casa llena de luz, al lado del mar, en el barrio que tanto me había dolido dejar. Qué felicidad!

De Mayo me acuerdo la noche mágica que pasé en un hotel de 5 estrellas, como premio a la mejor foto, y admirar Barcelona desde lugares secretos.

Junio me trajo de vuelta una persona especial, que hacía muchos años que no veía, y con quien pude escuchar la Orquesta Sinfónica tocando en vivo en la playa. Nunca había soñado algo así: fue una magnífica sorpresa!

En Julio me cayó uno de las peores tormentas de rayos nunca vistas, e impartí formaciones en una torre a la orilla del mar. Se cumplió uno de mis deseos!

Clica aquí para escuchar la canción que rondaba en mi cabeza mientras esperaba el fin de la tormenta. En agosto me enamoré, visité y hospedé en mi casa personas fantásticas, subí a la cima de una montaña de más de tresmil metros, y mi corazón se rompió, al enterarme de lo que pasó en las Ramblas.

En Septiembre me lo pasé genial en aula con los compañeros formadores, en la Toscana y en Cataluña. Y bailé durante todo el concierto de Rolling Stones en el Estadi Olímpic. Mítico!
En Octubre empecé a estudiar la Cábala y encontré en el curso un grupo de mentes maravillosas. Lloré al ver quemarse mi tierra de origen. Fue un mes defuegos, de rabia y de volcanes en erupción.

Cabala, Eneagrama, Sabiduría Hindú y Budista aplicados al’Essential Coaching. +info:essentialinstitute.org

En Noviembre profundicé mis conocimientos de Eneagrama, y vi casi todas las películas de Terrence Malick, llenas de filosofía, espiritualidad y Belleza.

En Diciembre, visité la «máquina del tiempo» de Pompeya, donde descubrí lo positivo que puede llegar a ser una erupción tan violenta como aquella. Sigo investigando en las tradiciones de Sabiduría Oriental, y cada día las acerco más a mis sesiones de Essential Coaching.

Quieres saber cómo? Reserva ahora tu proceso.

Cómo ha sido tu 2017? Cuáles son tus deseos y proyectos para 2018? Compártelos en un comentario!

No Comments

Deja tu comentario aquí:

Continuando a navegar se considera que aceptas el uso de cookies +info

Los cookies están activados para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Continuando a navegar o haciendo clic en "aceptar" estás dando tu consenso a los cookies.

cierra