Oficios difíciles de explicar

Podía buscarme un trabajo fácil de explicar. Yo qué sé, la pintora o la azafata de vuelo. Pero no. Cada vez que alguien me pregunta a qué me dedico, yo le contesto con un “cuánto tiempo tienes?”…es un poco complicado. Y no es (sólo) porque me gusta hacerme la interesante: me pasaba lo mismo antes de cambiar de profesión. Las respuestas a mi “Soy diseñadora industrial” iban del “ah, entiendo,…” con cara de hago-como-si-supiera-de-qué-hablas, al “ah claro, diseñas tuercas, ¿no?”

Continuando a navegar se considera que aceptas el uso de cookies +info

Los cookies están activados para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Continuando a navegar o haciendo clic en "aceptar" estás dando tu consenso a los cookies.

cierra