Oficios difíciles de explicar

Podía buscarme un trabajo fácil de explicar. Yo qué sé, la pintora o la azafata de vuelo. Pero no. Cada vez que alguien me pregunta a qué me dedico, yo le contesto con un “cuánto tiempo tienes?”…es un poco complicado. Y no es (sólo) porque me gusta hacerme la interesante: me pasaba lo mismo antes de cambiar de profesión. Las respuestas a mi “Soy diseñadora industrial” iban del “ah, entiendo,…” con cara de hago-como-si-supiera-de-qué-hablas, al “ah claro, diseñas tuercas, ¿no?”

En qué momento de tu vida dejaste de ser niño? En lo más profundo de nosotros, aún queda el espíritu de ese pequeñito, hace años inquieto, alegre, vital. En qué momento lo olvidaste? Cuándo lo hiciste callar? En mi día a día, a veces me encuentro con dudas o dificultades, y a menudo el remedio pasa por reestablecer la conexión con mi versión más pura, inocente y creativa: mi niña interior.

Continuando la navigazione si considera che accetti l'uso dei cookies. +info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close