Oficios difíciles de explicar

Podía buscarme un trabajo fácil de explicar. Yo qué sé, la pintora o la azafata de vuelo. Pero no. Cada vez que alguien me pregunta a qué me dedico, yo le contesto con un “cuánto tiempo tienes?”…es un poco complicado. Y no es (sólo) porque me gusta hacerme la interesante: me pasaba lo mismo antes de cambiar de profesión. Las respuestas a mi “Soy diseñadora industrial” iban del “ah, entiendo,…” con cara de hago-como-si-supiera-de-qué-hablas, al “ah claro, diseñas tuercas, ¿no?”

Ha pasado la tira de tiempo desde mi último post aquí! Este 2017 a punto de irse ha sido generoso conmigo, y me ha traído muchos momentos intensos e inolvidables. Te cuento algunos aquí, con la promesa de profundizar en algunos de ellos más adelante,...

En qué momento de tu vida dejaste de ser niño? En lo más profundo de nosotros, aún queda el espíritu de ese pequeñito, hace años inquieto, alegre, vital. En qué momento lo olvidaste? Cuándo lo hiciste callar? En mi día a día, a veces me encuentro con dudas o dificultades, y a menudo el remedio pasa por reestablecer la conexión con mi versión más pura, inocente y creativa: mi niña interior.

En estas últimas semanas he decidido compartir contigo varios pasos de mi camino de transformación personal y profesional, pasando de ser diseñadora de transporte expatriada, con contrato indefinido en un estudio de Barcelona, a autónoma, viajera y "entrenadora de emociones" para las personas en busca de un cambio profundo y durable, tanto a nivel

Continuando a navegar se considera que aceptas el uso de cookies +info

Los cookies están activados para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Continuando a navegar o haciendo clic en "aceptar" estás dando tu consenso a los cookies.

cierra